Este blog nació hace algunos años y es uno de los frutos de la amistad de Felipe y Camilo, dos amigos que, gracias a sus guitarras rojas, se encontraron para darle vida a Alessandro, un chico que tiene un poquito de Felipe y otro poquito de Camilo. Viajes, porros, música, ficción, poesía y yagé, protagonizan este espacio.



viernes, 29 de julio de 2011

Quiero invitarte



Si pudiera volver a conocerte te pediría que te vinieras a vivir conmigo. Otra vez eres
parte de mi inspiración para escribir, otra vez pienso en ti, aunque para ser sinceros
eres solamente un fantasma, ya no existes.

Quiero invitarte a vivir conmigo, tengo una casa lo suficientemente grande para los
dos. Una cama grande, un baño, una sala, un tv y una cocina. Tengo una nevera grande y
una estufa de cuatro puestos, tengo ollas y sartenes sin tapa. Tengo una alacena muy
grande con apenas 3 o 4 productos que conseguí en la tienda. Tengo lo suficiente para
que vivamos acá, solo faltas tú. Puedes traer tu mascota.

No me importa como hacerte llegar, llegarás. Cuando apuesto toda mi voluntad en algo lo
logro. Lograría hacerte llegar, no me importa que no tengas visa, que estén en otro
lado del mundo, te haré llegar. Pero no puedo incidir sobre tu voluntad, ¿o si? ¿Lo he
logrado? dime si alguna vez lo he logrado, a veces soy muy torpe, más cuando estoy
nervioso.

Quiero que duermas conmigo esta y todas las noches que me quedan acá. Es raro dormir
contigo. Ha sido la mejor noche de mi vida, lo sabes. Te lo he dicho tantas veces. Ha
sido un tonto arriesgón llevarte a mi casa, frente a mi mama y meterte bajo mis cobijas
a besarnos y dormir. Otra estupidez de la que jamás me arrepentiré.

Pero, vente ahora. No te disculpes, no pierdas el aire y no montes excusas. Tengo tu
sueño hecho realidad a una decisión de distancia. No es la casa más grande, es a veces
fría, ayer me dio miedo escuchar el agua cayendo por las canales y el viento soplando,
pero me tape con la cobija y me protegí de cuanto esperpento pudiera haber. Te hubiera
tapado a ti también y abrazados tendríamos más fuerza aún.

De vez en cuando te invitaría a beber cerveza, o licor. Me gusta emborracharte, me
gusta cuando bailas con alcohol en tu sangre, me gusta cuando sonríes, y me gusta
cuando me miras haciéndome sentir que te gusto. Es tan difícil, tan normal, y tan
diferente que me encanta, todavía no lo puedo explicar.

Pero a pesar de todo. Recuerdo nuestro primer beso y el último. Y admito que tú me
diste ambos. Tomaste la iniciativa en ambos casos para dármelos y eso cuenta demasiado.

El primero, moríamos de ganas por besarnos mientras bailábamos en aquel bar, y era un
momento genial, yo no me atrevía a ser infiel, resistía las ganas de besarte, pero tú
si te atreviste a que yo fuera infiel y me besaste, toque las nubes, subí al cielo con
toda la adrenalina de mi cuerpo en esos segundos de sorpresa y de placer. Fue
maravilloso. Nuestro último beso también fue en un bar. Estabas demasiado tomado, y yo
no se porque estaba sentado sobre tus piernas abrazándote. Y me empezaste a besar cara
tiernamente, evitándome, y queriéndome a la vez. Ya me habías negado un beso y yo, no
esperaba volver a besarte. Pero de un momento a otro tus labios se dirigieron a los
míos y nos besamos. Otra vez la infinita sorpresa inundo mi cuerpo y fui feliz.

Cómo seria vivir besándonos todas las noches antes de dormir?, que sabor tendría?
fresas con chocolate, humor y creatividad? libertad? pasión? nos besaríamos y
empezaríamos a hacer el amor. Ya seriamos mucho mas mayores, espero poder enseñarte
algo de lo que soy, ojalá te dejes enseñar. Es difícil amar tanto un fantasma.
Pero

Quédate conmigo. En la cama cabemos los dos. Entre los dos la tenderemos mañana y ambos
hacemos el desayuno, yo el cereal y la fruta, tu los huevos. Si quieres nos bañamos
juntos, o si quieres llenamos la tina de agua y nos arrunchamos un rato mientras suena
97.9, te abrazo y te duermes un ratico más sobre mi pecho. Y somos felices.

No es tan difícil. Ojala pudiera hacerte saber algo de esto...pero, eres tan fantasma.
Ojala que cuando te vuelva a ver no me gustes, o más bien, ojala que si. Es raro,
quiero que vivas conmigo. Acá. Podemos ver Glee o Friends juntos, estudiar en la
universidad local. Caminar por los atardeceres a las 8 pm mientras se oculta el sol
verano.

Hoy voy a olvidarme de los límites, y voy a imaginarte y a quererte cerca de mí. Pero
quiero que sepas que para mi no eres una obsesión, tengo mi vida muy bien, mucha gente
que quiero me rodea y me quiere... sino que cuando pienso en ti, cuando realmente
pienso todo esto de ti, se me vuela la cabeza imaginándote, y me siento feliz.

Es tan fácil ser feliz.

Gracias por los momentos que vivimos, todos. Bar, cama, café, fogata, bar.....a veces
soy tan estúpido como para venirme a vivir solo nuestro sueño. A veces soy tan estúpido
como para pensar en ti de nuevo, a veces soy tan estúpido como para no mostrarte
esto... a veces soy tan estúpido en pensar que eres un fantasma, sabiendo que eres real
y allá muy lejos estas y te puedo tocar y acariciar y besar, y ser yo quien tome la
iniciativa para besarte, y que aceptes el beso para despedirnos, o para empezar de
nuevo como recién conocidos.

1 comentario: